BONKO AGENCIA

Optimización de contenidos: Lo que su Web necesita

La democratización del acceso a Internet y el arribo de las redes sociales empoderó a los usuarios, convirtiéndolos en generadores de contenido y situándolos de igual a igual frente a los medios tradicionales; hace cinco años atrás, la cantidad de tuits al año superaba los 200 mil millones; en abril de 2021 WordPress.com -el sistema más utilizado en el mundo para sitios Web- informaba 66 millones de publicaciones, en un mes, solo en su sitio matriz ¿En serio cree que el contenido de su Web logrará destacar frente a esta avalancha de información? Con una investigación y planificación de estrategias de contenidos sí, puede ocurrir.

La optimización de contenidos es imprescindible para lograr que una publicación alcance a la mayor cantidad de audiencia posible.

Hasta hace no mucho tiempo atrás, las empresas carecían de esfuerzos en generación de contenidos propios, más bien se dedicaban únicamente a replicar lo que aparecía en medios especializados de su área, haciéndole el trabajo fácil al autor original y un flaco favor a sus propios intereses. Hoy las cosas cambiaron, y aunque optimizar contenidos no es una tarea sencilla -dado que implica una serie de observaciones y cambios complejos y tediosos-, los resultados hacen que valga totalmente la pena. Aquí algunas de las claves para llevarlo a cabo:

 

    1. Revise su Contenido Antiguo. Si bien es cierto mucho de este contenido ha perdido vigencia, actualizarlo puede ser tan práctico como crear nuevo, debido a que ya demostraron ser de interés para su audiencia. Sin embargo, muy posiblemente carezcan de keywords ni estén estructurados de manera amigable para los buscadores, por lo que una revisión solo sumará a sus intereses.
    2. Analice a su competencia. Es importante conocer el territorio propio, pero también el de sus competidores, y estudiar los esfuerzos de posicionamiento de keywords y contenidos de ellos puede convertirse en un verdadero faro para captar clientes de la competencia hacia sus propios servicios y productos.
    3. Legibilidad y Formato. La lectura digital difiere de gran manera de la impresa, tanto es así que la estructura de texto de un artículo debe adecuarse al formato en que es accedido y leído. Por tanto, debe diseñarse un estilo de texto u otro en función del objetivo que tengamos definido.
    4. Contenido Enriquecido. La fase de cuarentena actual, definiciones, horarios y pequeños listados de instrucciones, Google y Bing tienen la capacidad de recoger ese contenido para mostrarlo de manera destacada, pero no es automático. Este contenido deber ser debidamente estructurado -o re-estructurado en el caso de contenido antiguo-.
    5. Enlaces Internos y Externos. Desde los inicios del hipertexto que esta ha sido una sugerencia, pero la sugerencia -valga la redundancia- es no volverse loco enlazando cientos de links no relacionados a la temática del contenido en cuestión. Contar con backlinks es primordial.
    6. Contenido Original de calidad. La calidad de los contenidos es tal vez el punto más importante de todos ¿Revisó en Google antes de escribir sobre un tema específico? Si encuentra uno mejor que el suyo, sáquele partido y re-escriba su contenido para supere al encontrado, eso hará que tanto los buscadores como los usuarios lo encuentren y lo valoren.
    7. Velocidad de Carga. La velocidad con que cargue su página no solo le ayudará a lograr que esté mejor posicionada frente a la indexación de los buscadores, sino que también hará más agradable a sus visitantes la experiencia. En un mundo habituado a lo inmediato, menos tiempo de espera genera menos ansiedad.
    8. Utilización de AMP. La inserción de tecnología AMP, que permite adaptar los contenidos para una carga más rápida en dispositivos móviles, juega un papel igual o más importante aún que el punto anterior, debido a que más del 80% de los accesos hoy se realizan desde dispositivos portátiles como smartphones y tablets.